Still a lot to come.

Still a lot to come.

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados”.

Así comienza “El amor en los tiempos del cólera” de Gabriel García Márquez, uno de mis libros favoritos. Sé que ha habido ya muchos titulares que utilizaban este título para hablar del fútbol en los tiempos del Covid, y me ha dolido su uso porque aquello es una deliciosa novela y esto, lads and lasses, esto que nos está pasando es una auténtica mierda. Ese será el olor que me recuerde la pandemia.

Lamento empezar de un modo tan escatológico y cenizo tras una temporada que ha irradiado gloria para nuestro Liverpool, pero sirva también esta amargura para que no olvidemos nuestra responsabilidad y solidaridad como Branch, responsabilidad en el uso de la mascarilla y solidaridad que es cierto que estamos refrendando con actos, el #ThisMeansMore Challenge es un claro ejemplo.

Y es que el Covid va a seguir entre nosotros esta 20/21 y va a influir ¡Vaya si va a influir! en el transcurso de nuestra temporada, porque creo que pocos equipos necesitan más a su gente que el Liverpool, pocos alientos sin enmascarar se sienten como en Anfield. No suelo ser de frases tipo Pablo Coelho, pero creo que algo hay de cierto en que algunos estadios soplan y empujan el balón a la red y el nuestro es el que más. Por ejemplo, siempre he pensado que el gol de Origi contra el Everton en el último minuto, cuando VVD soltó el voleón malo y todo el Kop gritó el “ohhh” de decepción, ese aliento hizo que el balón se frenara y cayera donde cayó. Cosas mías, idas de olla de Pax.

Os confieso que en un año en el que un mal bicho pone en peligro nuestra vida, la de nuestros seres queridos, nuestro trabajo, nuestra libertad, nuestros abrazos, voy a necesitaros mucho, mucho. Ojalá podamos ir a Triskel pronto, ojalá nos abracemos a goles pronto, ojalá cantemos sin las bocas tapadas, sin distancias de seguridad y que se nos pueda ver la sonrisa del triunfo sin necesidad de ocultarla.

Cuando Klopp dijo que nada de defender un título, sino ir a por otro, a por OTROS, cuando la palabra “defender” casi le ofendió y luego añadió eso de “Still a lot to come”, creo que sin querer mencionó el eslogan que ha de presidir la vida durante la próxima 20/21, la esperanza puesta en que podamos volver a ser y a vivir como antes, y con la lección aprendida, ir a por más vida.

Volverán los días de Premier a Triskel, esa deliciosa rutina del encuentro de la cuadrilla en la caverna, las risas, la coña entre nosotros, los Monster Munch, los gritos, volverán las abrumadoras noches de Champions cuando aquello se atesta de gente, la mayoría de las veces feliz.

Todavía queda mucho por ver, por sentir, por vivir, Reds. Lamento no poder decir cuándo, pero lo sé.

Y, además, no lo olvidéis nunca, el Liverpool fue campeón en los tiempos del COVID.

Jose Antonio Pastor Sáez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.